THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES

domingo, 30 de mayo de 2010

Ecuación Nº4

Click en la imagen.

Grupo F, tercera entrega



Nueva Zelanda

Apodados con el originalísimo mote de “All whites”, esta selección cuadra perfectamente con el perfil de partenaire simpático, ese cuyos partidos vamos a mirar haciendo fuerza para que le entorpezcan la tarea a los equipos grandes. Cuenta para sí con un gran entusiasmo y una noble vocación ofensiva, aunque carece de jugadores, historia, y ayuda alguna por parte de la FIFA.

Esta pobreza se agrava por la falta de experiencia tanto individual como colectiva y se vuelve peligrosa por una actitud y disposición en extremo ingenuas. Acostumbrados a ser segundos en la zona oceánica, este equipo se forjó jugando de manera ofensiva para ir por su destino. Claro, si tus rivales son Nueva Caledonia, Fiji, Vanuatu, Islas Salomón o Islas Cook y no salís a atacar… Ojo, debe reconocerse que le ganó en repechaje a la siempre peligrosa selección de Bahrein.

Es difícil encontrarle mérito alguno a los kiwis –tal su otro apodo–, aunque un poco de ingenio y buena voluntad permite reconocer al menos la obviedad de que juegan sin presión. Para los oceánicos, estar es un mérito y equivale a la vuelta olímpica. Todo lo que pueda pasar de ahora en más es bonus.

En lo específicamente técnico, poco hay que decir. El capitán, mentor, superestrella, factotum, voz cantante, ídolo, líder del vestuario, hombre de confianza del técnico, portavoz de los reclamos salariales del plantel, referente, en fin, el único jugador realmente profesional del equipo es un tal Ryan Nelsen, defensor central que cada tanto se gana un lugar en el banco del Blackburn Rovers, equipo que cada tanto gana un partido en la Premier League inglesa. Para el técnico de Nueva Zelanda, Rick Herbert, se trata de Nelsen y 10 más. Gracias a él, y al discretísimo arquero Paston, que atajó un par de penales en la instancia decisiva, los neocelandeses están en Sudáfrica.

Aparentemente, los otros jugadores a considerar son Smeltz y Killen, que forman el dúo de ataque. Las credenciales de estos muchachos –que seguro deben preocupar a Bilardo (ya debe haber averiguado cómo se llaman sus esposas, hijas, qué parientes muertos tienen para ver por dónde desconcentrarlos) – son tan prestigiosas como las de Nelsen. Uno es goleador de la siempre respetable Liga Australiana. El otro es el cuarto delantero del Celtic de Escocia. Por suerte, en el banco va a estar la promesa juvenil Chris Wood, cuyo apellido es toda una metáfora de sus cualidades.

Dicho sin eufemismos, hasta a Caruso Lombardi se le complicaría rescatar algo de estos impresentables jugadores. No hay ninguna posibilidad de que saquen un punto.

sábado, 29 de mayo de 2010

Ecuación nº 3

Click en la imagen para ver el resultado.

Grupo F, segunda entrega

Paraguay

Los integrantes de este staff lamentamos con hondura que el fixture haya cruzado a nuestros dos equipos favoritos –después de cualquiera que dirija el gordo, claro– en la fase inicial. Italia y su correlato latinoamericano están siempre en nuestros corazones futboleros, por ese apego histórico a la avaricia y ese desprecio fabuloso por la estética.

Asumimos, sin embargo, que esta versión que conduce Gerardo Martino es, como mínimo, una perversión del tradicional fútbol guaraní. Lo sabemos alejado de ese emocionante conjunto de torneados y rojizos albañiles estilo Carpani, que resistían con hidalguía los embates enemigos a la espera de un pelotazo milagroso para alguno de los grandotes de arriba. Desde los inicios de su gestión, Mr. Bielsita ha promovido un juego vertiginoso, vertical, con tenencia de pelota y presión bien arriba para recuperar. Una osada y heterodoxa estrategia que pareció dar muchísimos frutos al comienzo, cuando punteó las Eliminatorias. Luego se fue desvaneciendo, hasta regresar a un 4-4-2 menos arrojado. Es de esperar que para el Mundial la esencia se imponga y volvamos a ver la voluntad férrea y mezquina que aprendimos a querer.

Lo de Cabañas produjo sin dudas, más de un dolor de cabeza en tierras paraguayas. Para este staff, unas lágrimas: es/era uno de los mejores diez delanteros del mundo. El paseo que nos pegó la última vez en Asunción dio ganas de aplaudirlo. Sin embargo, este país se puede sobreponer, echando mano a su especialidad: los productos de imitación.
Así, al original Abbondanzieri, en Paraguay tenemos a Bobadilla.
¿No hay Zanetti? En 10 pesos sale un Denis Caniza.
Acá faltan Trottas, pero con 5 mangos conseguís un Julio Cáceres.
Si se te rompe está el otro Cáceres, Marcos.
Un Rafa Márquez es imposible, un Morel Rodríguez está al alcance de la mano.
No hay Beckham, pero por el 20% de lo que sale llevás un Roque Santa Cruz.
Si Mascherano es para ricos, el pueblo se conforma con Ortigoza, que además es más rendidor, sólo que vino malformado de fábrica.
En suplentes también hay, Jhonatan Santana te rinde como un alemán cualquiera, viene con una marquita en la garganta, por eso es más barato.
Si el bolsillo no alcanza a un Luis Fabiano, te puede conformar un Cardozo.
¿Se te rompió Cabañas? Se reemplaza con un Haedo Valdéz o un Lucas Barrios, que es paraguayo trucho, todo un pleonasmo.
Esta verdadera segunda selección dará pelea, sencillamente porque está en el espíritu de este pueblo hacerlo. Como hemos visto, a este plantel no parecen entrarle las balas. Esperamos con ansias el espectáculo que darán frente a Italia, en una verdadera fiesta del cálculo. Lo único que genera dudas es el síndrome Marcelo que podría afectar al discípulo, aunque confiamos en que el coraje de los titanes inspirará suficiente temor en sus rivales como para pasar de ronda.

Pronóstico: La pérdida de Salvador Cabañas hizo que cambiáramos nuestro pálpito: íbamos a decir semifinalistas, ahora decimos que se quedan en octavos.

Encuesta nº 8

Ahora que Dalma está buena, ¿qué otra pariente de futbolista se va a destapar después de Sudáfrica?

a) La hermana de Crhistiano Ronaldo.
b) La hermana de Messi.
c) La hermana de Ronaldinho.
d) Me interesaría saber más de la madre de Jonás Gutiérrez.
e) Ojo con la tía de Bolatti., la vi en abuelitas cachondas punto com.
f) No sé, yo a la mamá de Higuaín le doy.
g) Me parece que se viene la hija de Heinze.
h) La hermana del Patrón Bermúdez va a aparecer en lo de Anabella Ascar.

Grupo F, primera entrega

Eslovaquia

Como señalamos anteriormente, es fundamental diferenciar a Eslovaquia de Eslovenia. Sabiendo esto, pasemos a lo que les importa a millones de fans: ¿A qué carajo van al mundial?

Más allá de los méritos futbolísticos, este equipo está en Sudáfrica porque ese es el karma de un par de sus miembros. La duda es si lograrán atravesarlo o si éste insistirá en aparecer en las próximas citas mundialistas.

Es necesario explicarlo: resulta que la familia Weiss es prácticamente dueña del fútbol en estas tierras que fueran parte de la desaparecida Checoslovaquia. El primero de todos fue Vladimir Weiss, quien llegara a jugar la final del mundo en 1962. Este señor, difunto como su país de origen, tuvo un hijo al que llamó Vladimir Weiss, en una muestra de narcisismo flagrante. Curiosamente, y en un caso que llamaría seguramente la atención de Freud, Vladimir Weiss II también se dedicó al fútbol, y jugó en el combinado checoslovaco durante varios años, lo que le permitió participar activamente en Italia 90. No hace falta ser muy imaginativo para suponer lo que sucedería después. Vladimir Weiss II conoció una chica de buena familia, gauchita y de su casa, y formó un hogar con ella. Y finalmente llegó el varoncito, quien fue bautizado como… Vladimir Weiss. Está claro que el destino del pequeño Vladimir Weiss III estaba escrito. Su carrera futbolítica comenzó a desarrollarse a la par que su padre jugaba sus últimos cartuchos en el profesionalismo y empezaba a jugar los primeros en la dirección técnica. La carrera de ambos fue existosa: Vladimir Weiss II se hizo finalmente cargo del seleccionado de Eslovaquia. No sorprendió entonces que convocara, entre otros muertos, a Vladimir Weiss III. No hace falta ser profeta para aventurar que en el Mundial 2022 el técnico será éste último, y no nos extrañaría que en ese plantel apareciera un Vladimir Weiss IV. Pero también podría ocurrir que Vladimir Weiss tire la chancleta en medio de un partido, se retire, diga que su vocación es patinar sobre hielo, se asuma gay y rompa relaciones con su padre. Nos gusta más esta segunda opción.

El resto es anecdótico. Eslovaquia es un equipo duro, que juega 4-4-2, y que tiene como figura a un jugadorazo, Marek Hamsik, que la rompe en el Nápoli. Es un jugador muy interesante. Si el enano Morales de Vélez tuviera físico y espíritu de deportista, podría jugar como él. Ese es todo el talento que hay. Después está Skertl, un buen defensor del Liverpool.

Pronóstico: ojo con estos muchachos. Impresiona el sentido colectivo que tienen, y van a pelear el segundo puesto con Paraguay. El día del sorteo, no parecían con chances. Pero la pérdida de Salvador Cabañas les abre una posibilidad.

martes, 25 de mayo de 2010

Grupo E, cuarta entrega

Holanda

¿Qué se puede decir de este equipo que no se haya dicho antes? ¿Hablamos de su extraordinario poder ofensivo, orden, capacidad de agrupamiento, facilidad para desdoblarse en defensa y en ataque, de su coordinación incomparable? Estos y otros atributos son meros clichés para describir a cualquier conjunto holandés desde 1974 para adelante y, en cierta manera, siempre están presentes. Como la indolencia y el frescor son también tradicionales tópicas de la naranja mecánica. Este mundial, sospechamos, será obligatorio mencionar tales cualidades, porque, en líneas generales, hablamos de más de lo mismo.

Aún a riesgo de pecar de ingenuos, nos atrevemos a aseverar que Holanda va a estar, al menos, entre los 4 primeros, y si no decimos campeón es porque los tulipanes no son confiables. La racionalidad que los caracteriza hace que, para ellos, la matemática funcione de un modo que en Sudamérica no podemos tolerar: mientras que para nosotros ser segundo o tercero es más o menos lo mismo que último, para ellos no. Campeón sale uno solo, dicen los civilizados, y lo importante para ellos es hacer un papel que esté dentro de las posibilidades del equipo. Son tan asquerosamente racionales que se dieron el lujo de ir a Alemania 2006 a foguear pibes para Sudáfrica 2010. Y hasta ahora les ha salido bien.

Lo decimos sin pudores, y nos bancamos la que venga. Holanda tiene al mejor jugador del mundo: ARJEN ROBBEN. Este tipo sabe todo: va por cualquiera de los dos costados (para desbordar o encarar hacia adentro), tiene una técnica y remate exquisitos, una visión de juego envidiable y, a pesar de su aspecto de viejo choto, es joven. Ofrece el plus, además, de tener un carácter fuerte y saber pegar unas cuantas puteadas cuando es necesario, algo que quizás entibie un poco el pecho de los naranjas. Tampoco somos ilusos: contagiarles ganas de vencer sería demasiado.

Impresiona la calidad de figuras que acompañan al pelado: en el medio sobran tipos sin sangre como Rafa Van der Vaart (una suerte de Bolatti patovica), Van Bommel (un clon de Van der Vaart pero más malo) y un tipo jodidísimo como De Jong, el único que le pone algo de fuego y garra de verdad. A veces juega Wesley Sneijder, que es como si Morel, el de Tigre, hubiese nacido en Rótterdam.

Abajo está el interminable Gio Van Bronckhorst, como siempre en el carril izquierdo. Por el otro lado juega un ingenuo Heitinga, que para darnos una idea juega en la defensa del Atlético Madrid, que equivale a decir que hay que atacarlos por ahí. Los centrales son sabios y rústicos a la vez, Mathijsen (ojo, da gusto verlo pegar patadas) y Ooijer (bien arriba) son bravos de verdad. Skelenburg, algo así como la versión europea de Javi García, se puede quedar tranquilo.

Se sospecha que el módulo será con dos mediapuntas y un solo delantero. Imaginamos al bueno de Robben por la derecha y por la izquierda a Van Persie, un cagón de aquellos. En el medio podría ir Huntelaar, un centrodelantero que viene de fracasar en el Real Madrid (cosa que no es medida de nada, en un equipo tan desequilibrado cualquiera puede comer banco) y en el Milan (algo bastante similar). Ojo que si no anda bien, se viene Eljero Elia, que viene entonadísimo. En el banco esperan los inexpresivos Kuyt y Babbel, dos esquimales.

Va a dar gusto ver jugar a este equipo. Posiblemente nos emocione su juego en la primera fase, e incluso un buen cruce los podrá frente a equipos con la misma dosis de amargura, lo que hace presumir que llegarán lejos. Para nosotros, llegan a la final. Por si hace falta aclararlo, la pierden.

Te bancamos, Gooch

Una pena, Gooch no se recuperó

A pesar de que el técnico lo esperó. Aún cuando los fanáticos lo aman. Nos quedamos sin
Oguchi Onyewu . El zaguero de la selección de Estados Unidos finalmente no se pudo recuperar a tiempo de una operación de ligamentos cruzados, lo que le impedirá participar de Sudáfrica. Extrañaremos sus golpes sin pelota, sus zancadillas, sus codazos. Una lástima lo del ladri este, que tiene ¡triple (Nigeria/Usa/Bélgica) nacionalidad! pero por lo bien que lo han alimentado en USA, juega para ellos. Además de hacer una pasantía en el Milan, no sabemos haciendo qué.

Igual, por lo que vemos en las fotos, parece que él tendrá con qué entretenerse mientras sus compañeros batallan en la cancha.

domingo, 23 de mayo de 2010

Argentina, otra vez

Argentina: Atacan

Messi: No hay dudas de su talento, que es muchísimo. Lo de “mejor jugador del mundo” es un título medio pelotudo, no se pueden comparar puestos distintos. Sí hay que reconocer que en el Barcelona es muy influyente. Está claro que el esquema de Diego no le permitirá lucirse, cosa que mientras obtengamos resultados nos tiene sin cuidado. Se lo ve últimamente con más personalidad, y se rumorea que le demandó un par de cosas al Diego para sentirse cómodo. Suponemos que le pidió que convocara a Gaby Milito, que limpiara a un par de giles, que llevara a su amigo Ustari… No importa para decir qué, ya es bueno que abra la boca. Con suerte hará un par de goles en el Mundial, pero dudamos que haya nacido para romperla en la Selección y, además, lo va a marcar todo el mundo. Nos conformamos con que aporte un par de jugadas por partido y listo. No tenemos un Iniesta ni un Xavi que lo puedan manejar, apenas un Verón viejo e intolerante que pensará por él.

Higuain: este es raro. Lo ves jugar y parece de madera. Es rápido y fuerte, pero nada más. Por alguna razón, tiene un imán con el gol. Define bien, pero además, posee esa cualidad inestimable para su puesto, y que es tener un culo más grande que el de Jennifer López. Titular indiscutido con el autista Lío.

Tévez: es el hombre. No extrañaría que termine de titular, relegando a Messi. Ojo, todavía hizo poco en la Selección, aunque mucho más que Lío (goleador en Atenas 04, por caso). Si no se pasa de revoluciones y se pone a jugar de 3 bis, si aunque sea da un pase cada tanto en vez de encarar derecho al arco, este tipo nos va a llevar lejos, por huevos, calidad y optimismo. Carlitos, es tu mundial. Demostrále a los giles lo que sabés hacer. Y después retirate. Fundamental.

Palermo: claro que va. Una selección como la nuestra siempre necesita esos detalles de decadencia y superchería popular. Lo de Martín ya es más que orto, es algo que no podemos explicar con palabras. Gatti lo dijo bien: “Dios es hincha de Palermo”. Ojalá exista.

Milito: Gaby no, dudamos que lo dejen entrar a la cancha con muletas. Hablamos de Diego. Pasa lo mismo que con Cambiasso: analizado fríamente, es un fenómeno. Pero ese apocamiento, esa mirada sombría, ese andar cansino… Es para dudar, aunque romperla en Italia no sea fácil. Entre los 30, puede ser, pero… ¿entre los 23? ¿Cuántos delanteros vamos a llevar? ¿Quién les va a alcanzar la pelota? Y bueh...

Agüero: no, por favor. Es amargo, inofensivo, medio botinero, medio nabo, bagartero, y tampoco es que la rompa. Es, apenas, ingenioso y raramente hábil, pero nunca lo vimos jugar bien en Argentina. Nos quejamos de Messi, pero este fiambre no aparecería si no le hubiera llenado de humo la cocina a Gianinah. Ojo, Diego, los que somos padres te entendemos. Lleválo, si querés, pero no lo pongas. No aporta nada.

Lavezzi: para el staff de este blog era indispensable. Los milagros de Palermo dependían en gran medida del Pocho, que es bien argento, rolinga y pendenciero. Un jugador bien roña, como los de antes, con oficio y huevos. Y el único que puede desbordar. Una lástima, Diego, ahí no coincidimos.

Grupo E, tercera entrega

Japón

Hace rato que este equipo viene progresando y este va a ser el Mundial en que lo demuestren. Con los equipos orientales cualquier cronista se siente tentado a escribir lo de siempre: que son rápidos, que tienen mucha disciplina y rigor táctico, que carecen de técnica pero están absolutamente mecanizados y que quizás les falte algo de chispa. Lo peor de todo es que algunas de estas obviedades –que cualquier abuela podría imaginar– siguen cierto ciertas.

Todavía debe dolerles a los nipones la eliminación en primera fase del 2002. Ahí sí tenían un equipazo, con los inolvidables Nakata y Takahara. Difícilmente vuelvan a tener un conjunto tan bueno. Sin embargo, ahora el sorteo los ha beneficiado y quienes hacemos esta página nos aventuramos en asegurar que lo veremos en octavos, quizás cuartos de final (esperamos novedades de nuestro profeta, que está bastante pajero).

Lo que nos inspira respeto es, primero, la confianza que se tiene el conductor. Takeshi Okada, que de el se trata, se ha puesto como objetivo arribar con este grupo de solidarios guerreros a la semifinal. Asegura que tiene la mente “puesta en ganar frente a los mejores del mundo”. Dos conclusiones podemos sacar de esta actitud. La primera, que a pesar de ser la tierra de la tecnología, en Japón también se usa el casette. La segunda: qué miedito, cuando a un japonés se le mete algo en la cabeza suele ir con todo tras el objetivo.

Como mayor novedad, debemos señalar que Japón tiene un arquero decente. Más precisamente, tiene un arquero, toda una novedad para los equipos orientales. Narazaki, un veterano con más aspecto de arquero de Aldosivi que de una selección mundialista. Igual, alguien con nivel de Nacional B ya es un avance para las tradicionales limitaciones de los goleros orientales. Además, su linaje budadharma lo hace sin duda transmitir paz y luz ,en un puesto en que es tan valiosa la calma y la seguridad.

Abajo hay ya otro tipo de disposición. El líbero es un jugador muy interesante llamado 田中 マルクス 闘莉王,, que podríamos traducir como Marcus Tulio Tanaka, cuyo origen es… ¡brasileño! y al que le dicen, sencillamente, Tulio. Este hijo de padre brazuca y madre ponja se tomó el palo de Brasil a los 15 para ir a la tierra materna en busca del mango. Y lo logró: hoy es el líbero de esta selección y atraviesa el mejor momento de su carrera. Es una buena síntesis: algo de técnica brasileña, mucho de actitud nipona. Claro, si hubiera salido al revés no estaríamos hablando de un jugador de fútbol. Alrededor de él hay 3 tipos que son como Gary Medel: pueden jugar de cualquier cosa y en todos los casos son insoportables, pegajosos, ríspidos, golpeadores. Como otros orientales pero saludablemente alimentados, sin kilos demás producto de tanto chivito y pilsen.

En el medio hay un tipo que se destaca en serio, hombre que fuera definido por Gordon Strachan, un escocés que dirigía al Celtic, como “uno de los armadores más maravillosos que vi en mi vida”. Desconocemos el contexto en el que pudo haber vendido tamaña bolsa de humo, pero nos imaginamos que fueron declaraciones a la prensa. El tipo en cuestión es Kengo Nakamura, un creativo con bastante ingenio, similar a varios talentos de su especie. Es lento, le gusta jugar paradito, sin agitarse, en tres cuartos de cancha ajena, moviendo la pelotita para los costados a la espera de meter un pase gol. Cada tanto, apila un par de tipos para sacar un remate de media distancia. Es el dueño de los tiros libres. Y juega cuando quiere. Un clásico diez estilo freddo. Todo lo que pueda inventar Japón depende de él. El resto acompaña.

Arriba está el hombre que, para nosotros, integrará el terceto de revelaciones de este mundial. Shinji Okazaki viene subiendo su promedio de gol año a año, y no nos sorprendería que esta especie de Romario japonés anote al menos 4 goles en la Copa Mundial (nuestro profeta dice que dos a Camerún, uno a Dinamarca y uno a Paraguay, en octavos). Es un chiquitito parecido a Cardetti, pero menos pelotudo, por suerte para él. Lo afirmamos sin tapujos, Okazaki la va a dejar chiquita, apelando a su movilidad y oportunismo.

Así, el equipo tiene su columna vertebral bien armada, el resto es relleno. Difícilmente hagan piruetas o movimientos sorprendentes. Seguramente no nos emocionen. Pero la recta actitud los llevará lejos.

sábado, 22 de mayo de 2010

Profecía nº 6

Tres agentes


Nuestro profeta ha regresado de unas buenas vacaciones en una exótica playa de la polinesia, decorada con los primeros estallidos de la primavera. Se lo ve repuesto y entusiasta, aunque no cesó de tener visiones durante sus jornadas de descanso.

Según nos refirió, una de ellas se presentó a través de una serie de episodios extrañamente articulados, piezas de un rompecabezas que comienza a cerrar. Nuestro crédito luminoso afirma que, en ocasiones de relax en la hamaca paraguaya que alquilaba al borde del Pacífico, apareció Quentin Tarantino repetidas veces. Bajo el disfraz de heladero, portando heladeras con coca, actuando de artesano hippie -entre otros camuflajes-, el hombre presentábasele a proyectarle escenas de una extraña historia que se veía sobre una sábana atada entre dos cocoteros.

El rompecabezas había que armarlo siguiendo a tres tipos que parecían infiltrados en la concentración de un equipo sudamericano de fútbol, que está jugando un campeonato mundial. Uno es morocho, levemente canoso; es el negro resentido. El otro es gordito y desangelado. El tercero es un Cabezón bastante fulero. Cada tanto hay imágenes de algunos de ellos en el pasado, en el que se han cruzado más de una vez.

Hay un cuarto sujeto, con menos presencia. Es el negro bueno, que también anda moviéndose en las tinieblas de ese centro deportivo, situado en algún lugar de Sudáfrica. Se trata de uno de los ayudantes del Director Técnico, quien ostenta un pasado glorioso como jugador y tumultuoso en su vida privada. Estos dos fueron compañeros de esta misma selección 25 años atrás.


Por un lado está la historia del Manager, con trastorno obsesivo compulsivo y psicosis al mismo tiempo. Este hombre, que es feo y aparatoso, cansado de los desplantes del entrenador de una selección sudamericana, decide dar un golpe fatal a pocos días de comenzar el campeonato mundial.Sabe que no puede hacerlo por sí mismo, pero contrata a alguien que, sabe, es vulnerable y se encuentra resentido con el dt: el negro canoso. Se trata de Miguel, un morocho sombrío y mediocre pero con gran capacidad de supervivencia. A partir de allí vemos muchos flahsbacks sobre la relación del DT y el manager, en las que se los ve como entrenador y jugador, respectivamente, a lo largo del tiempo, con peleas y traiciones varias. De paso vemos también el pasado de Miguel, su precario talento como jugador. Se lo ve incluso como ayudante de campo del ahora DT, aunque rápidamente se da a entender que fue despedido por éste. Los raccontos se intercalan con escenas de negociación entre el ideólogo y el ejecutor, quien acepta la tarea de indigestar al DT.


Hay un segundo relato, que gira entre un padre y un hijo. Estamos hablando de el Presidente de la Asociación, jefe de jefes. El hombre, con el aspecto que tendría Al Capone si se hubiera dedicado a la construcción, encarga una ardua tarea a su propio hijo, un oscuro entrenador, conferencista, hablador profesional, pero ciertamente inepto, cualidad que su padre se encarga de remarcar con frecuencia. El pacto que une a estos personajes es el siguiente: proteger al DT, no porque lo quieran, sino porque esperan que fracase; ya tienen cerrados ciertos negocios y sobre todo quieren impedir que el Manager acceda al poder, y menos que pudiera tener éxito. Se ven episodios pasados en el que vemos pelear al jugador y ahora entrenador despreciando y atacando al alto mando y a su hijo bobo. Se ve la burla de este hombre hasta luego de haber obtenido el título mundial.


La trilogía de los agentes se completa con el Cabezón, que es un ex-compañero del entrenador que se infiltra a pedido de éste para vigilar al manager, de quien se sospechan intenciones de golpe. Advienen imágenes de grandes momentos de la vida deportiva de ambos, compañeros en la gesta mundial, y diversas peleas con sus oportunas reconciliaciones, y en la misma sintonía a estos dos interactuando con el manager, su ladino ayudante, el mafioso y su hijo idiota.


El hecho es que los intereses de los tres agentes se cruzan, y el primero en ligarla es el pibe tonto, a manos de Miguel. Se cruzan en la cocina de la concentración, y al verse descubierto, el negro resentido lo ejecuta sin problemas, desoyendo incluso el ofrecimiento de ser ayudante de campo del próximo DT que su padre contrate. Nada, el negro le pega dos tiros y lo corta en pedazos que esconderá en una gigantesca heladera, para sacar en la noche siguiente hacia no sabemos dónde. Sin embargo, el altercado le impide envenenar al entrenador, porque cuando apenas termina de cortar y embolsar al hijo bobo del presidente, irrumpe el Cabezón.


Pasan días en que ninguno despega un ojo del otro, hasta que finalmente se da la oportunidad de que queden solos en un vestuario. No sabemos qué pasa, pero se ve salir solamente al morocho. Más tarde nos enteraremos de la colaboración de un jugador símbolo del plantel, pelado y de barba candado. De él se puede saber que hace 50 años, su padre y el manager fueron íntimos amigos.


De a poco hacen aparición escenas de un pasado en el que el entrenador y uno de sus ayudantes de campo compartieron en la gesta mundial. Se ve al ahora colaborador darle un pase importante al ahora DT.


Finalmente, el negro resentido está a punto de consumar el plan: ha conseguido hacerse de un plato de mollejas que el pelado jugador símbolo le alcanzará al entrenador, quien posee una gran confianza en él. El traidor está en camino por un pasillo, pero es interrumpido por alguien. Se oyen disparos, está muerto.


Pocos minutos después, vemos al anteriormente mencionado ayudante de campo enfrentar, en el frío vestuario, ahora al enviado del Manager. Es un encuentro entre dos negros, uno bueno y otro malo. Reflexionan sobre la traición y la lealtad, lo bueno y lo malo, lo rico y lo feo. Se entiende que el negro bueno acaba de aniquilar al jugador desleal. Saben que solo uno saldrá vivo de ahí, pero nadie se anima a disparar. La puerta del vestuario se abre, es el Manager. El negro bueno, el ayudante del ahora técnico, aprovecha el instante para disparar y matar al negro resentido. No vacila y vuelve a disparar, ahora acierta en la frente del Manager. Tanto alboroto llama al vulnerable entrenador, que llega agitadísimo (está bastante excedido de peso) al lugar. Al ver los dos fiambres chorreando sangre y a su amigo, ayudante y ex compañero con el arma en la mano, comprende que todo terminó.


-Siempre te tengo que estar ayudando -ríe el héroe, que se abraza al DT.

El relato termina con una escena del pasado: es la gesta mundial, vemos al Negro bueno darle un pase al ahora DT, y cómo éste emprende una carrera en que gambetea a seis rivales y convierte un gol.

Nuestro profeta aseguró que Tarantino se portó muy amablemente con él mientras proyectaba las imágenes en la sábana, y que le aseguró que todo era apenas una parte de una historia que se completará en las próximas vacaciones. El problema es que a nuestro crédito se le acabó el dinero y tendrá que ahorrar unos cuántos meses para poder volver a esas bellísimas playas.

Grupo E, segunda entrega

Camerún



A la gente mayor, este equipo lo remite al boludísimo personaje de Caloi. A los más jóvenes, a ese delantero bien bicho que es Samuel Eto’o. Según las publicidades, la onda es el inefable Roger Milla, que con la que habrá cobrado bien podría arreglarse el piano, al que le están faltando un par de teclas.

A falta de Jamaica, el verde, rojo y amarillo lo ponen estos muchachos, supuestamente simpáticos e ingenuos pero que a la hora de marcar te cagan a patadas como ninguno. Eso sí, después sigue la típica auto-estigmatización: te ponen carita de inocentes y se disculpan respetuosamente, apelando a la pena que históricamente dan los africanos. Y así consiguen terminar el partido, al menos, con 9 o 10 jugadores, cuando en realidad no hay match en el que no merezcan tener 5 o 6 expulsados. Lógicamente, la FIFA les hace esa concesión precisamente porque tiene mil maneras de cagarlos: anularles goles insólitos, cobra goles insólitos para los contrarios, hacer la vista gorda en foules europeos… Un repertorio al que la institución comandada por Blatter nos tiene acostumbrados.

Si bien ahora la van a querer caretear y harán llegar lejos algún país africano, sospechamos que el beneficiario de estas estrategias de marketing no va a ser Camerún. Para empezar, el equipo es dirigido por el amargo (y helado) Paul Le Guen, un tipo de pocas pulgas y bien amarrete. Sus equipos son más bien conservadores, bien parados en el medio y con mucha predisposición para pasar desapercibidos, sin recibir goleadas ni dibujar milagrosos triunfos. Camerún, como su técnico, viene a fichar tarjeta y se va.

Siguiendo con la antipatía, tenemos nada menos que a Samy Eto’o, un jugadorazo, que si fuera brasileño rankearía para mejor del mundo, pero bueno, a quién le vendés un africano. Tiene todo, aunque ya empiezan a asomar síntomas de vejez: define como nadie en el mundo, aunque ha perdido velocidad y, sobre todo, ganas. Además, tiene la actitud más individualista que se haya visto. Y más de una vez se le frunció el traste a la hora de las papas. Sin embargo, insistimos, es de lo mejor que hay.

Mucho más no hay, a decir verdad. En el arco está Kameni, un golero payasesco que se desempeña –sin demasiada relevancia– en el Español de Barcelona. Para que nos quede claro el recambio que tiene esta selección, Geremi ahora alterna entre el mediocampo y la cueva, como nuestro Matías Almeyda cuando el reuma se le hace insoportable. Al lado de él está el criminal Rigobert Song, un tipo de verdad malo, que parece haber sido sacado en alguna de tantas películas europeas que tratan de reflejar las innumerables guerrillas africanas. De esos que pueden tener un gorrito nike, unas zapatillas rotas, una remera vieja del Flamengo y cuyo pecho es cruzado por dos tiras de balas para usar en las dos ametralladoras que llevan en la mano. Da miedo de verdad, y si tenemos suerte, lo veremos quebrar a alguien en la primera fase.

En el medio, hay al menos 3 fantasmas que, como siempre, militan en ligas europeas de cuarta: Makoun, Stephane Mbia y Alexandre Song (que sí, es el hermano “bueno” de el muerto que acabamos de describir). Poco se puede decir de ellos: uno tranquilamente podría creer que es el mediocampo de Sarmiento de Junín teñido de negro. Están bastante grandecitos, son bastante tibios y no muestran demasiadas ganas de superarse. Algo a lo que los jugadores africanos nos tienen acostumbrados, por otra parte.

Lo curioso es que la prensa camerunesa suele exigir a los Leones Indomables mucho más, basados en el histórico desempeño del Mundial ’90, donde llegaron a Cuartos de Final (record para un equipo africano), o quizás inspirados en el invicto (3 empates) con el que se retiraron en España ’82. Ojo, esta presión suele jugarles en contra.

Seguramente, Roger Milla los estará mirando desde la tribuna, como una suerte de Pai bizarro. Y sonreirá, a pesar de que los eliminen en primera ronda. A nadie, ni a ellos mismos, les va a importar demasiado.

Pronóstico: a casita rápido, a juntar las cosas y salir de vacaciones.

Encuesta


Ahora que el twitter de Alfito arde, ¿cómo será el próximo bardo?

a) Mancuso acusa de frulero al Panadero Díaz en Hi5.
b) El Negro Enrique boquea en su Facebook cómo le serruchó el piso a Lemme.

c) Heinze bate la justa sobre la putez de Messi en un chat de crossdressers.
d) Cambiasso confiesa en contactossex que se calienta con Grondona.
e) En el msn, la madre de Mascherano le dice a su cuñada que Javier se lamenta de tener de compañeros a tantos pelotudos.
f) Descubren el fotolog porno de Clemente Rodríguez, donde se lo ve empernándose a Jonás Gutierrez.
g) Pinchan el teléfono del Coco Basile, lo escuchan preguntarle a Mostaza Merlo "¿Qué mierda es el tweety"?
h) En su linkedin, la mucama de Bilardo tira la posta sobre la pelea entre su patrón y el 10.
i) Pastore le escribe un mail a su mamá con una emoticon que explica cómo se siente porque ningún compañero le habla.
j) En su blog, el Bambino Veira hace una reseña de Twister.
k) Un amigo de Tévez reenvía en un mail de Carlitos que dice: “Eh guacho hoy tengo cunta de internet eh ejeje te escribo asi tenes mi direccio chau gato ”

domingo, 16 de mayo de 2010

Argentina, tercera entrega

Argentina: el mediocampo

Siguiendo con lo que importa, veamos el análisis de los mediocampistas que convocó Diego:
En este ítem sí que se convocó de lo lindo también. El equipo está, y se sabe que van a salir de movida Jonás, Verón, Mascherano y Di María. De ellos hay poco qué discutir, pero es necesario tirar unos apuntes.
Verón: cuando una novia te deja, podés recuperarla, pero el riesgo a que te deje de nuevo está siempre latente. Por eso, a pesar de que este es por lejos el jugador argentino que mejor entiende el fútbol, da cosita que sea nuevamente el líder después de lo que pasó en Corea. No queda otra que confiar. En su puesto no hay nadie mejor.

Mascherano: hay que usarlo ahora que todavía le quedan algo de piernas. Está a punto de fundirse y ya no alcanza él solo para la recuperación. Verón poco puede colaborar, ni hablar del resto. Al capitán habrá que dejarlo descansar toda la previa para que llegue fresquito y gaste todo lo que le queda de energía en este Mundial. Para el próximo va a estar como Almeyda hoy.

Di María: el negocio argentino. Si, como sospechamos, Diego es bilardista, entonces va a saber aprovechar al mango a este jugador. Hay que quemar a Messi para que se lleve a dos marcas y permita a este jugador y a Verón manejar la pelota. Mientras los giles estén preocupados por Lío, Angelito frotará la lámpara. Talento le sobra, la duda es si tiene cerebro o Verón tiene que pensar por él. Si en la cabeza hay algo de materia gris, somos semifinalistas.

Jonás Gutiérrez: grosso lo del galgo. Algún pensador liberal le daría la mano a Diego por esto. Casi nadie lo tenía y el Diego lo convirtió en su fetiche. Mete y tiene un ida y vuelta infernal. Nadie más que él valora el lugar que ocupa, para el que a priori no está capacitado ni loco, y Jonás lo sabe. Por eso se mata . Y aunque no tenga idea de qué hacer con el balón, lo intenta. Es largamente preferible a la amargura de Maxi Rodríguez.

Después, claro, el Diego probó de todo y se quedó con...

Mercier: se rumorea que el 5 de Argentinos tiene todos los boletos para ir a Sudáfrica, y que su lugar entre los 30 está asegurado. Vale la pena, es muy parecido a Cambiasso pero mucho más viril.

Bolatti: se le devolverá el favor a este rubio un poco lento y amargo, pero con clase y buen cabezazo. En Florencia no juega mucho, pero el golcito a Uruguay pesa.

Maxi Rodríguez: es vertical, tiene gol, es feo. Estos atributos deberían bastar para que el chabón jugase en la selección. Pero su amargura puede ser contagiosa. Y no ha aprendido a marcar en casi 20 años que juega al fútbol. Queremos creer que lo va a limpiar en la de 23.

Principito Sosa: de gran temporada en Estudiantes, aunque un poco pecho frío. Pero puede ser el reemplazante de Di María, ojo.

Dátolo: le pone onda, se mata y es bien cabeza, como tiene que ser un volante por izquierda. Tiene entusiasmo e ida y vuelta. Buena pegada. O sea: un jugador de fútbol. Tiene que estar.

Blanco: no puede ser cierto, debe ir colado en el equipo de sparrings. Él se tiene fe, pero se rumorea que fue el que mejor se bancaba que lo cortaran en 10 días. Endendemos que será así. Dicen que, de hecho, cuando Samuel lo vio por primera vez le firmó un autógrafo, y le preguntó si había venido con un familiar.
Por suerte, tuvo a bien descartar a todos estos:
Cambiasso: técnicamente, no hay lugar para el amante de Pekerman. Es una pena, si uno lo ve en TV parece el mejor 5 del planeta. Juega, marca, tiene gol. Pero hay algo en su espíritu, un síndrome PUPI, que nos hace dudar. Como duda el Diego, seguramente.

Gago: Zafamos de éste. Es muy bala, nos privó de Higuaín demasiado tiempo por un quilombo de polleras. Es flaquito, parece un jugador de Baby fútbol. Sí, es elegante, fino… pero demasiado para este deporte.
Lucho González: vivo, el rolinga este, nos hizo creer que iba a jugar en serio alguna vez. En Europa (donde no logran terminar con su problema nutricional, sigue hecho un alambre) todavía le creen. Nosotros ya no nos engañamos más.
Después, el diego hizo llamados variados, desde volantes centrales potables como Braña (a quien Verón pidió a gritos, pero que justo se hizo verga y llegaría muy justo) Acevedo (el negrito de Independiente juega bien y es fuerte, quizás en el futuro), Battaglia (que está todo roto), Jesús Méndez (un eterno desperdicio, ahora en Boca) hasta sumamente bizarros como Prediger (un tipo que no juega nunca), Razotti (de Vélez, buen pibe), Bernardello (una suerte de Bernardi clase “B”, que da pena en el Almería español), Zucculini (el nabo que se tiraba con la cabeza en Racing) y Rinaudo (el deprimente 5 del equipo más deprimente).

Hubo algunos decentes que se podrían haber considerado, como el , Ervitti (un tipo inteligente, que bien podría reemplazar a Verón, aunque no tiene físico). En menor medida, podrían examinarse los casos de Aimar (porque al menos está probado,viene bien predispuesto, aunque le importe muy poco), Papa (al menos puede ser volante o lateral, aunque con Diego y Mancu papa seguro no va a faltar) y Perotti, (hijo del célebre compañero del Diego, que juega como carrilero en el Sevilla y tiene mucho aguante).

El resto es circo: jugaron el rolfi Montenegro (que asomó como el primer reemplazante de Riquelme, el gordo sí que es provocador, eh), Toranzo (¿el boludo de vincha de huracán? ¿en serio?), Vangioni (esa tarde faltaba uno para llegar al once, seguro), Salvio (quizás en el futuro la rompa, pero por ahora no hizo nada en España), Insúa (la síntesis de la amargura y la improductividad), Olmedo (vendría a ser otro extra), Fernández (sí, ese de Racing que tiene una rata en la cabeza y que despreció ¡Carusso Lombardi!) o Juan Pablo Pereyra (que fue convocado por primera vez estando fracturado).

Asumámoslo, es lo que hay.

Encuesta Nº5

Encuesta

Maradona dijo que estaba todo “casi listo, salvo una dudita en el mediocampo…” ¿Cuál es?

a) Le da cosa dejar afuera a Maxi Rodríguez, que hizo el primer gol del ciclo.
b) Duda sobre quién sería el reemplazante de Verón.
c) Está esperando que Riquelme se arrepienta.
d) Se debate entre un carrilero como Dátolo o un volante de buen pie como Pastore.
e) La disyuntiva es entre Sosa y Pastore, no sabe quién es más livianito.
f) No encuentra la manera de explicarle a Blanco que lo suyo fue un error de tipeo de Gianina.
g) Se pregunta si Mercier tendrá pasaporte.
h) Pastore le encanta, pero lo vio de la mano de Dátolo.
i) El que conoce bien la duda de Diego es Pasman.

Grupo E

Dinamarca

Candidata a ser la de menos visitas de todas, la entrada de Dinamarca podría llevar una tarea titánica de investigación. Nuestro staff, por suerte, está ya retirado de semejantes tareas, y con un poquito de experiencia y maña puede sacar algo relevante de un equipo en verdad aburridísimo. La selección de Dinamarca, a priori, no presenta grandes atractivos, ni realizó una campaña descomunal en las Eliminatorias para Sudáfrica. Lejos de eso, casi nadie advirtió que se estaban clasificando, hasta que comenzó a peligrar la el lugar de los pingüinos portugueses –con quienes compartían grupo– y la prensa notó que el combinado danés estaba primero.

Si ud. tiene más de 35, quizás recuerde a su técnico: Morten Olsen, aquel talentoso libero del equipo revelación de México ´86. Algo así como un Franco Baresi pigmeo, un lujo. Listo, ya están todos los famosos daneses. Lamentablemente, los hermanos Laudrup no están más, Elkjaer Larssen ya debe tener una panza fabulosa y no recordamos a nadie más.

Como siempre -y por obra y gracia de la globalización-, hay un puñado de nombres, algunos de cierta dignidad, que permiten producir las figuritas, hacer promociones de TV, nombrar alguien en los informes. El más conocido es Jon Dahl Tomasson, un nueve de físico parecido a Shevchenko y de eficacia similar a la de Lugüercio. Seguramente haga dupla con el promisorio Nicklas Bendtner, que juega nada menos que en el Arsenal (sí, el de verdad), todavía sin descollar. Comparte con su compañero de ataque esa impotencia a la hora de definir. Lo curioso es que, a pesar de este tandem, al este equipo la FIFA lo apoda “dinamita danesa”. Bueh, igual, ya la FIFA ha demostrado que de fútbol entiende bastante poco.

El medio tiene experiencia, y parece ser la zona más dura del equipo. Tiene un tufillo a Carussolombardismo: son un rejunte con experiencia, mañas y mucho congelador. Esperan paraditos como en una especie de triple 5 que nunca se desordena y ni por asomo se le ocurre desengancharse y atacar. Jensen, Poulsen y Rommedahl son una garantía de sueño. Ojo, la saben entretener, quizás porque dudan permanentemente sobre si es mejor intentar o atacar o conservar la pelota para no ser atacados. Entonces quedan en un loop de toque y eterno cambio de frente para los laterales, que vienen a la velocidad que hoy muestra el negro Ibarra.

Claro, es que los otrora jugadores clave de Dinamarca, sus laterales, han sufrido el inevitable paso del tiempo: por la derecha viene muy despacito Jorgensen, que tiene 35 pirulitos, y el recorrido le cuesta. Ni hablar de volver, por eso el técnico lo deja subir una vez por partido, y en los primeros 15, si lo hiciera después podría necesitar atención medica. Del otro lado está otro histórico, Gronkjaer, que anduvo yirando sin éxito por toda Europa y que ahora, en su momento de declive, nos inspira la idea de realizar un super 8 Mundial, que sería sin dudas más divertida que las últimas copas que estuvimos viendo. Vea, Gronkjaer andaba por el Chelsea cuando Crespo comía banco, allá por el principio de esta década. Sano y joven, no era más que Riverito, el de San Lorenzo. Hoy está a la par de Pusineri, si es posible imaginar tal cosa.

Como siempre, Dinamarca, dicen, tiene un buen arquero, bien atajador como indica la tradición. En la misma línea, un espanto si da dos pasos más allá de los 3 palos.

El resto es un conjunto de empleados administrativos en excelente condición física, que bien podrían jugar la liga interna de alguna entidad bancaria, por ejemplo. Para un país que ha inventado, prácticamente, la condición existencial, este equipo es una deshonra que no que no mostrará arrojo alguno para saltar más allá de su suerte, en el que nadie morirá por lealtad o por amor. Los espectadores lo verán accidentalmente, cuando pasen a tomar un cafecito mientras lavan el taxi, entre clase y clase de facultad o bien lavándose los dientes después de una noche de joda. Y allí vendrá la pregunta típica de estos momentos: “¿Quiénes juegan?”o bien “¿Contra quién está jugando Holanda?”

Pronóstico: Deberían pasar, si consideramos los adversarios débiles del grupo (Japón, Camerún). Pero esta página le pone fichas a los nipones, porque esta vez tienen el mejor equipo de su historia.

sábado, 15 de mayo de 2010

Argentina, segunda entrega

Argentina: La defensa

Está claro que de los ¡23! defensores que Maradona ha convocado hasta ahora, sólo algunos iban a ir. Como nuestro DT se ha encargado de confirmar, vamos con los 4 centrales en la formación inicial. Está bien, los equipos se arman primero por una defensa sólida. Y además, para los laterales que tenemos, mejor así.
La lista de Diego trae polémicas para los románticos y conservadores que enarbolan las banderas de una supuesta ortodoxia futbolera. Se quejan de que no está el Pupi, de que falta Cambiasso... Claro, porque un número 4 te cambia tan profundamente la ecuación... O porque si está el Cuchu, nos aseguramos semi. No jodamos, nada importante puede ocurrir al cambiar un Otamendi por un Garcé.


Así, acóstumbremonos a estos tipos:


Demichelis siempre tuvo que estar, sólo un desangelado como Pekerman pudo haberlo dejado fuera de la lista en 2006. Tiene todo: es fuerte, seguro, pega como loco y tiene cara de malo. Llama la atención cómo lo ha inflado el entrenamiento europeo. La grasitud que manifiesta, en cambio, parece habérsela procurado solo, y en ello se incluye el gatazo al que le hizo un hijo.

Samuel: Convocarlo ha sido uno de los grandes aciertos del Diego. Quién sabe por qué no estuvo en Alemania 2006. Tiene todo, es fuerte –un poco lento, es cierto–, inexpresivo. Si hubiera nacido en el siglo XVI trabajaría de verdugo. Hoy, podría ser seguridad en un aeropuerto. Bien rodeado, es impasable. Pero hay que pegar mucho en el medio para que lleguen baqueteados y no los tenga que correr de atrás, si no, no llegará nunca.

Por las bandas, mamita, somos horribles. Otamendi es un gran proyecto de central. Por la banda, apenas cumple con la marca, pero no le des la pelota porque no tiene ni idea de qué hacer con ella. A Heinze, desde acá, lo bancamos a muerte. Nadie se querría meter con él, amén de que es rústico, violento, mala onda y sin carisma. Es cierto que no sabe patear la pelota, todavía. Pero lo queremos para intimidar a compañeros y adversarios. Además, cabecea bien. ¿A quién quieren, si no?

De los otros, nos permitimos estas líneas:

Coloccini: Este es como un Heinze con juventud, con lo bueno y lo malo que ello supone. Ahora, su look merece mundial. Recordemos que cada vez que salimos campeones había por lo menos un jugador con buenos rulos.

Burdisso: Ojo que son dos. El original, Nicolás, puede ser una buena alternativa para la zaga central. Ser titular en la Roma es garantía. El primo, Guillermo, juega en Rosario Central. No resiste el menor análisis.

Insaurralde: el hombre de Newells viene pisando fuerte estos últimos días. Ojo, el Diego también le tenía fe a Prediger, que jugó dos partidos en el último año. Puede ser: es seguro, rudo y feo. Además tiene gol.

Garcé: Qué grosso es Diego, qué grosso. Mató la onda.

Clemente Rodríguez: Es una buena alternativa, es veloz (toda una rareza en un futbolista argentino) y muy buena proyección. Si supiera marcar sería titular.


Estos eran peores...


Angelleri: mmm… no es malo. Tiene inteligencia táctica, velocidad y técnica. Marca bastante bien. Nos genera dudas lo puto que es. Lo cagó su rodilla.
Ansaldi: juega bien el hombre del Kazan Rubin. Pero con la celeste y blanca no anduvo.
Canuto y Caruzzo: son dos de Argentinos Juniors que, con honestidad, apenas podemos distinguir, pero con la selección local eso es muy frecuente. Sí podemos asegurar que Canuto y Papa serían muy buena dupla.
El “Cata” Díaz: extraño caso el de este jugador. A Maradona le encantaba, pero algún puterío de vestuario lo terminó por sacar. Algo similar pasó con Lavolpe en Boca.
Sebastián Domínguez: Dio lástima contra Brasil. Da lástima en Vélez. No, no y no.
Echeverría: El zaguero de Chacarita le contará toda la vida a sus amigos y familiares que conoció a Diego en persona y que jugó en la selección.
Alexis Ferrero: No es malo, pero para el Mundial quizás sea demasiado. Pasa que en River, cualquiera que no sea lisiado parece Franco Baresi.
Galeano: descubrimiento del Tolo. Tiene futuro de selección. Presente, no.
Insúa: Si hablamos de Emiliano, es una opción, jugar en el Liverpool no es poco. Pero el cagazo que tenía la tarde con Perú lo sepultó. El otro, Federico, es impresentable.
Matheu: Romperse al minuto de un amistoso con Jamaica B es tener mala leche. ¿Está mal que nos haga gracia?
Mercado: Esta página está a punto de idolatrarlo. Va al frente como loco, mete como un animal, aprendió a jugar sin pelota… No llega porque no tuvo suficientes oportunidades. Pero el 2014 lo va a tener de titular, no lo duden.
Monzón: A Maradona le encanta. No se cansó de elogiarlo por su actitud frente a ¡Jamaica! Contradecir al gordo es osado, pero, con sinceridad, no entendemos. No sabe marcar, no es habilidoso. Lo único que aporta es remate de afuera del área. Mejor no, Diego.
Schiavi: ¡Cómo no lo llevaron! Rolo es una fiera. Será lento, impresentable, agresivo y forro. Pero emociona imaginar a Argentina buscando el bochazo en los últimos 15 de los cuartos de final, con él y Palermo en el área, como contra Paraguay. Mínimo tenía que estar entre los 30.
El Pupi: da miedo nombrarlo, nomás. Es tan piedra que habría que mandarlo de gira a visitar a los otros 31 planteles. Además, la publicidad de Gaelle no puede ser tan bala. Please, no más calesitas. Que se quede con su pareja, el presidente del Inter, en Milán. Acurrucaditos en el sillón, mimosos, viendo el Mundial de lejos. ¡Gracias Diego!

lunes, 10 de mayo de 2010

La lista

Argentina

El Diego declaró que iba a tener un fin de semana arduo, con muchas consultas y llamados, para definir la lista. Desde este humilde espacio, queremos ayudarlo a tomar decisiones. Por eso, va el análisis de los muchachos convocables, para facilitar un poco las cosas.

Arqueros:

Para este puesto, el gordo citó a unos cuantos jugadores, aunque se puede decir que el arco fue la posición en la que estuvo más recatado.

Está claro que van a ir Romero, Andujar y Pozo, un verdadero berretín del DT. La debacle de Carrizo, inimaginable por lo pronunciada, supuso un problema para el gordo. Una lástima, por condiciones técnicas y por personalidad, era el más idóneo. Pero tantas cagadas se mandó el ex River Plate (incluido el papelón contra Bolivia) que lo dejaron afuera. Romero es titular y se la banca. Quizás no le sobre talento, pero es arrojado y tiene huevos. No nos da seguridad del todo, pero ya salimos campeones con Pumpido, de modo que todo es posible. Andujar da perfecto con el perfil de suplente. Es mejor incluso desde lo técnico, aunque un poco amargo, lo suficiente para esperar calladito en el banco. Pozo es bastante extraño, a decir verdad. Sospechamos que Mohamed, compañero de asados del 10, se lo debe haber recomendado. No es mal arquero, tampoco es bueno. Igual, a quién le importa el 3er arquero, que muy de pedo jugará. Para esta página, el ideal en ese rol era Abbondanzieri, porque es el arquero con más culo de nuestro país.

No hace falta aclarar por qué no irían sujetos como Campestrini (el típico arquero que se luce en las goleadas en contra), Ibáñez (titular de Godoy Cruz, actuó en la memorable hazaña frente a Jamaica, presumiblemente porque se jugó en San Juan y quedaba cerca) y Gabbarini (que luego de su insólito rendimiento en las primeras fechas de este Clausura volvió a la normalidad con Independiente).

Quedan 20 para los 23, 27 para los 30. No hay que equivocarse.

domingo, 9 de mayo de 2010

Encuesta Nº 4

Supongamos que después del mundial el gordo no sigue, ¿a quién propondrías para DT de Argentina?

a) A Bianchi, quiero ganar y no me molestaría salir campeón por penales.
b) Considero que los valores están por encima de los resultados, por eso elijo a Cappa.
c) Es una cuestión a deliberar en las esferas correspondientes y por aquellas personas que han sido designadas para tal fin. No me parece que pertinente opinar, pero si mi palabra tuviera relevancia elegiría a Marcelo Bielsa porque representa la concepción futbolística de mi agrado.
d) A Cúper, campeones no vamos a salir, pero al menos nos garantizamos el segundo puesto.
e) No sé, pero cuando llevemos 35 años sin salir campeones deberíamos llamarlo a Mostaza.
f) A Ramón Díaz. Y que vuelvan el otro riojano, Cavallo, Corach, Kohan y Bauzá.
g) Falcioni, a mi me gusta ganar, el fútbol es lo de menos.
h) El DT tiene que ser Basile, los demás son todos caretas. Además tengo una fábrica de talco.
i) Hay que seguir una línea, el próximo tiene que ser el Checho Batista.
j) A Caruso Lombardi, tengo 15 lucas ahorradas y por esa guita capaz que me pone de 4 en algún amistoso.
k) Sabella es demasiado linyera para lo que el puesto requiere, ¿no?
l) A este ritmo, lo va a decidir Verón, que es el próximo presidente de la AFA.
m) El Diego va a salir campeón y todos los giles que opinan otra cosa la tienen adentro.

Grupo D, última entrega

Australia

Llámelo corazonada, saber pre-objetivo, intuición o serendipia, como quiera. Esta página pone varias fichas en este equipo. Hay algo de ella que nos tienta a pensarla como la Turquía del 2002. Aunque sus estrellas no estén en apogeo, aunque no sobren los futbolistas, este grupo de bestias entusiastas va a sorprender.

Primero, mataría que la FIFA los compensara esta vez con algún favorcito. El choreo del partido contra Italia en Alemania 2006 fue un poco alevoso. Claro, a su vez eso ya era una compensación para la azurra por el afano sufrido en Corea 2002, cuando enfrentaron, precisamente, al local. Si Australia le importara a alguien esta vez debería tocarle a ellos. Lo dudamos.

Aún así, lo bueno de este equipo es que llega con mañas, y con muchísimo rodaje. A la vez, la decadencia de sus mejores integrantes puede resultar a favor: haber pasado a equipos menores que no pelean por nada les permitirá llegar más descansados. Si hay algo que marca la diferencia en este tipo de eventos es la frescura. Los grandes jugadores vienen muy quemados, pasados de rosca. Alcanza con recordar el caso Ronaldo 02 como para ver lo favorable que puede ser venir con poco fútbol.

El caso es que encima este seleccionado cuenta con un jugador muy dúctil y bicho. Es prácticamente el dueño del Everton, que hace varias fechas que no juega por nada en la Premier League. Por la banda derecha, casi como extremo, va el mago Harry Kewell, una eterna promesa de 30 y largos que ya la está robando en el Galatasaray, de la súper competitiva liga turca. Del otro lado, Brett Emerton, un tipo que si jugara como su clon del FIFA .05 valdría lo mismo que Kaká. Lamentablemente, el Emerton de carne y hueso es un carrilero apenas discreto, algo así como un Ferrari pero presentable, limpio, correcto y alineado. Hace rato juega en el Blackburn de la Premier League inglesa, flotando en la mitad de la tabla, sin desear ni sufrir.

Pero si confiamos en los canguros es porque creemos que hay signos, núcleos reveladores de un sino, de una traza del destino. El número 5 de la selección se llama Vincenzo Grella. ¿Es posible imaginar un nombre mejor para alguien que juegue en esa posición? Si fuera italiano sería perfecto, pero con ese nombre, y pese a que se hace llamar “Vince”, sospechamos que algo de sangre hay. Más si se considera que jugó más de 10 años en el Calcio. No hay dudas, Grella es el volante central que todos quisiéramos tener, pero jugará para Australia. Para hacerla completa, el muchacho usa la camiseta número 13. Sí, la suerte es Grella. Una profecía más de Discépolo.

En la misma línea, liderando el ataque se ubica en el centro un irrelevante Jason Culina, quien, a falta de fútbol, seguramente aportará la cuota de suerte que siempre necesitan los equipos que hacen historia. Va ir acompañado con uno de los delanteros con más huevo de todo el mundo: Mark Bresciano, de quien intuimos también sus raíces. Es un caso curioso el de este extremo izquierdo, porque marca más de lo que juega. El pressing le sale genial, te come los tobillos, te corre hasta el área…Ahora, si le das la pelota, la tira para adelante y le mete velocidad. Generalmente, va directo al cartel publicitario. Pero cada tanto manda algún centro, o sorprende llegando al vacío para definir con el juanete. Ojo con Mark, que también llega fresco, viene comiendo banco a lo loco.

Para culminar, el equipo revelación de Sudáfrica 2010 cuenta con uno de los tres mejores arqueros del planeta: Mark Schwarzer. De unos reflejos impecables, aunque un poco gordo, el arquero del Fulham tiene todo para cerrar su carrera a lo grande. Es sólido, atajador y saca muy bien con el pie. Completo y preparado para la aventura.

Pronóstico: Están para pegar el salto. Entre cuartos y semifinal está su destino.

sábado, 8 de mayo de 2010

¡Para Macaya, jubilación!

Basta de Macaya
Si algo bueno trajo la democratización del Fútbol Argentino es el tiro del final que disparó sobre la nuca de Fútbol de Primera. El programa, beneficiado tradicionalmente por la política de “goles secuestrados” TyC, ya estaba en decadencia hacía tiempo. Los videoclips interminables, la producción target ABC1, las estrellas invitadas, los separadores portfolio…De todo menos fútbol. Aún peor fue tener que bancarse al relator más mersa, amiguero y chupaculos del periodismo deportivo nacional, el “pollo” Vignolo. Y para rematarla, un viejo choto y mal predispuesto como el señor Macaya Márquez, cuyo único atributo memorable sea, quizás, combinar el vestuario. Desde hace rato, se notaba al abuelo hinchado las pelotas: ningún partido era bueno, los defensores todos unos ignorantes, los delanteros burros, los equipos mal parados… Tal vez le haya pegado mal ver partir a su compañero Marcelo Araujo, a quien no se bancaba tampoco. Y eso que tampoco aportaba demasiado cuando estaba en buena sintonía: el comentario de Macaya, generalmente era la típica descripción de la jugada, función de relevo que nadie necesitaba: “ahí se ve como recibe por la izquierda, arquea su cuerpo y le entra con la cara interna de su botín derecho y la coloca abajo, a contrapierna del arquero visitante” o “Boca tiene la pelota pero no puede convertir” eran esas clásicas alocuciones que no llevaban revelación alguna. Tuvimos que bancarnos a este forro todos los mundiales desde el 94 para acá, contándonos sin jugarse nunca lo que una cámara mostraba lo más bien, sin necesidad de tanta obviedad consecutiva. Se rumorea que la dupla deprimente será la encargada de transmitir los partidos de Sudáfrica por Canal 13. La verdad, dan ganas de ser Kirchnerista.

Profecía Nº 4

Profecía:

España y Chile llegarán con chances de clasificar a la última fecha del grupo H. A los ibéricos les alcanzará con un empate, mientras que los trasandinos necesitarán una victoria. Gana Chile 3 a 0.

El grupo D, tercera entrega

Alemania

A la inversa de las selecciones africanas, cuando uno se enfrenta con Alemania sabe perfectamente todo lo que va a ocurrir. De hecho, es lo mismo que ha venido sucediendo desde que los germánicos se presentaron por primera vez en un Mundial. Si bien es cierto que el resultado puede cambiar, lo que materialmente se puede observar es siempre lo mismo, sólo que a veces termina con más goles de un lado o de otro.

Es más: uno podría buscar el texto del mundial pasado, copiarlo, pegarlo y, con ligeras modificaciones, volverlo a postear sin temor a equivocarse en nada. La cosa vendría a ser más o menos así:
“… Para … (SEDE: México, Italia, USA, Francia, Corea… )… (AÑO 86, 90, 94, 98, 2002, 2006)… Alemania presentará una sólida formación, con un gran rigor y disciplina. El equipo teutón presenta una gran capacidad para desdoblarse en ataque y defensa, acciones que siempre realiza con prolijidad y en bloque. Para esta cita, cuenta con un gran arquero: ……….. (NOMBRE DEL ARQUERO DE TURNO: Schumacher, Illgner, Khan, Lehmann)…. se encuentra entre los mejores del mundo. Es volador y tiene grandes reflejos, aunque quizás tenga algunas dificultades con el juego aéreo. La defensa es dura y compacta: … (Stielike, Berthold, Briegel, Lahm, Brehme, Jacobs) …………son.laterales con un despliegue físico envidiable y buen remate de media distancia. Los centrales … (Beckenbauer, Forster, Buchwald, Metzelder) son duros. En el mediocampo abunda la lucha y la voluntad de recuperar la pelota para dársela al cerebro del equipo, quien es un verdadero jugador moderno, que posee marca y creatividad en igual proporción. …….. (Félix Magath, Pierre Littbarski, Lothar Mathaus, Michael Ballack) será el eje de esta selección, y la suerte de ella sin dudas depende en gran medida de él. Tiene buen panorama y una excelente pegada. Cuidado: sin esta chispa, el seleccionado germánico puede volverse un team previsible que apele a pelotazos sin sorpresa y a la repetición mecánica de centros frontales. Arriba, hay que tener cuidado con el temible goleador (Müller, Hrubesch, Rumenigge, Völler, Klinsmann, Klose). Va muy bien de arriba, aunque es bastante limitado en el juego por abajo, como toda Alemania… ” .

Incluso, podría pegarse en mismo pronóstico que los mundiales anteriores, porque siempre es más o menos lo mismo:

“…Seguramente, pese a cierta falta de talento y creatividad, Alemania sea un duro rival para cualquiera, y pasará la primera ronda sin dificultades. Después, puede pasar cualquier cosa: si los equipos de mejor pié fracasan, los teutones podrían llegar a la final, e incluso ganarla. Su culto al esfuerzo y su voluntad inquebrantable pueden llevarlo lejos. Para este mundial, Alemania no es candidato, pero es muy probable que esté en la pelea…”.

Ya nos vamos acercando, pero es necesario indicar antes que:

“…Deberemos prestar atención al ascendente … (Hassler, Sammer, Schweinsteiger, Podolski)… quien es señalado como el sucesor de… (Félix Magath, Pierre Littbarski, Lothar Mathaus, Michael Ballack). Tiene talento, aunque todavía no ha alcanzado la regularidad como para convertirse en titular. Además, el director técnico … (Beckenbauer, Vogts, Klinsmann), suele presentar un rígido esquema, en el que rara vez se ha visto poner a dos creativos en la misma alineación…”.

Así, el informe estará casi listo. Para Sudáfrica 2010, entonces, sólo habrá que buscar y reemplazar. En donde dice arquero, esta vez va “Tim Wiese”. Donde se indican laterales, se escribe “Boateng” y “Lahm”. Donde van los centrales, puede poner tranquilo “Mertesacker”y “Serdar Tasci”. Cuando hablamos del mediocampista creativo, sólo hay que tipear “Ballack”. Para el 9 “Klose”. En la promesa va “Mesut Özil” y en el DT va “Joachim Löw”.

Luego nos podemos permitir la duda habitual:

“…En el público alemán genera dudas y críticas el alto promedio de edad de la selección, así como el bajísimo poder de recambio que se puede observar. El 70 % del plantel es el mismo que ha participado de … (acá va el mundial anterior)”.

Luego de completar este casillero con “Alemania 2006” podemos agregar el siguiente párrafo, al que nos hemos habituado en las últimas citas:

“… Prueba de esta falta de renovación y de la crisis del fútbol alemán es la significativa nacionalización de valores extranjeros como … (pegamos Assamoah, Neuville, Boateng, Cacau, Kuranyi, Klose, Podolski)…”.

En este último espacio ponemos “Podolski”, “Klose” y “Cacau”. El informe, ahora sí, está terminado. Luego se trata de ver el Mundial y aburrirse con el fútbol de esta manga de muertos.

Pronóstico: Por si no lo sospecha, pasarán de ronda. Pero esta vez no se les va a dar lo de las semifinales. Esta versión de Alemania es de las más desteñidas y amargas, razón por la que es difícil que puedan defender un resultado o remontar un score adverso.

lunes, 3 de mayo de 2010

Ladris Nº3

Una parejita infaltable

Los argentinos nos empecinamos en pelear con los brasileños por el título del país con más futbolistas chorros. Y parece que este mundial les ganamos (bueh, al menos es algo). En este caso, hablamos de un verdadero grosso, que ya curtió un par de mundiales, por supuesto sin suceso, pero sabemos perfectamente que eso es lo de menos. Pablo Mastroeni va por su tercer cita mundialista dispuesto a seguir los pasos del inolvidable Claudio Reina, el insólito Alexi Lalas y el pintoresco Cobi Jones.

Pablito vendría a ser uno de esos volantes mixtos, de esos que no nos queda claro de qué juegan. Se fue muy joven de su Mendoza natal, llevado por sus padres, quienes buscaban forjarse un destino mejor, rico en oportunidades de movilidad social. Y Mastroeni lo logró. Con mucha voluntad y un poco de técnica, se hizo un lugarcito en el siempre temible Miami Fusion (ya desaparecido de la Major League Soccer) para luego pegar el salto a un grande: el Colorado Rapids.

El mendocino debe haber hecho buenas migas con otro muchacho sudamericano que también integra el plantel y que nació en... Río de Janeiro, claro. Se trata del ascendente Benny Feilhaber, un pibe que bien podría romperla de galán en alguna telenovela de esas por las que el país mais grande do mundo se detiene a las 9 de la noche. Rara carrera la de este muchacho, que arranca en el Hamburgo de Alemania (¿lo habrá acomodado un pariente?) y desde entonces no ha parado de crecer: un añito en el trascendente Derby Co. de la segunda de Inglaterra que le abrió las puertas para incorporarse luego a la siempre competitiva liga danesa, en el famosísimo AGF.
Encontrarle el puesto a Benny es casi tan difícil como a Pablo. Realmente, no importa. Nos alegramos de que puedan robarla sin conflicto.

El crédito argentino, igual, la tiene difícil. En una nota reciente reconoció que tiene que hacer dieta y apegarse más al trabajo para poder llegar. Después de esta declaración se merece más banca que antes.

Este blog no es de meterse en la vida de la gente. Pero la pose de Mastroeni está lejos de inspirar el temor que se espera de un futbolista profesional. Eso sí, la dieta no te hace falta, Pabli, estás espléndido.

Related Posts with Thumbnails